La caja gris

3 años: la decisión

He de decir que siempre me rondó la idea de la beca erasmus, y no es que yo sea la persona más lanzada del mundo (habrá detractores de esta idea, seguro), pero la idea de estar durante un periodo de tiempo en otro país me ilusionaba.

Hay dos cosas principales que siempre me echaban para atrás, la primera es la duración, los destinos que yo quería eran de 9 meses, y a mí se me hacía un mundo pensar en estar tanto tiempo por ahí perdida. Y la segunda era el hecho en sí de estar por ahí perdida, y sola, que es algo que como que no me mola nada.

Después de tres años estudiando en Sevilla, se juntaron varios motivos que me hicieron tomar la decisión. El primero y más importante es que estoy harta de la facultad, y suena raro ya qeu me paso allí la mayor parte de mi tiempo, así que podré matizar diciendo que estoy harta de hacer siempre lo mismo en la facultad, y no porque no me guste, sino porque me cansa todos los días las mismas clases, los mismos pasillos, las mismas personas, las mismas historias, las mismas rutinas… tengo un problema con la rutina y es que no la soporto, a parte de que estar cuatro cursos en el mismo sitio para mí era un récord que no cumplía desde que tenía… 10 años, y una como que se acostumbra a andar de un lado para otro.

Otro gran motivo es que necesito replantear mi futuro profesional, y en sevilla no puedo, no ahora y no de la manera que quiero, así que creo que debo ‘quitarme del medio’. Y espero que a la vuelta las cosas sean como eran, y la persona en cuestión se replanteé todo para bien. Y para que eso ocurra yo, gentilmente, me voy.

Estos y algunos motivos como aprender inglés, dar asignaturas impensables en españa, conocer gente y poder ponerlo en el currículum hicieron que tomara la decisión un 12 de noviembre de 2008. En los 100 montaditos con mi amiga Julia, y la cosa no fue difícil, no:

– Julia ¿nos vamos de Erasmus?

– vámonos!

Y fin. La decisión estaba tomada.

diciembre 28, 2008 Posted by | Pre-Erasmus | , , | 4 comentarios